#Purehome

¿Cuántos decibelios están permitidos en una casa?

Si pretendes hacer una obra en casa o simplemente montar una pequeña fiesta con amigos, lo sentimos, no todo vale. A no ser que vivas completamente aislado, el ruido debe respetar ciertas limitaciones. Por ello, en este artículo vamos a desvelarte cuántos son los decibelios permitidos, tanto si estamos celebrando nuestro cumpleaños, como si hemos decidido cambiar el alicatado de toda la vivienda. O las dos cosas a la vez, que para eso están los amigos.

  • Compartir   

 

La contaminación acústica procedente de la casa de un vecino siempre es motivo de queja y con razón, pues no podemos rebasar un cierto límite. En caso contrario, estaríamos infringiendo la normativa municipal y podríamos ser denunciados. También es muy posible que sea al revés y seamos nosotros los que queramos llamar al orden a nuestro vecino por los continuos ruidos que ocasiona. 

Sea como sea, a pesar de que los ejemplos paradigmáticos de todas estas molestias son las obras y las fiestas, existen muchas más ocasiones en las que este máximo puede ser superado: la mascota que ladra sin cesar, los niños que gritan y juegan con gran escándalo, un taladro que se pone en funcionamiento a deshoras para colgar unos cuadros o unas estanterías… 

El ruido en el hogar perjudica el descanso, el trabajo y el desarrollo de la actividad cotidiana.

 

¿Qué se entiende por contaminación acústica?

 

En concreto, según podemos leer en el artículo 3 de Ley 37/2003, de 17 de noviembre, acerca del Ruido, la contaminación acústica se define de la siguiente manera: 

“Hablamos de la presencia en el ambiente de ruidos o vibraciones, cualquiera que sea el emisor acústico que los origine, que impliquen molestia, riesgo o daño para las personas, para el desarrollo de sus actividades o para los bienes de cualquier naturaleza, o que causen efectos significativos sobre el medio ambiente”.

Sin embargo, el mayor peso regulador sobre este asunto se contiene en las diversas ordenanzas locales. Por lo tanto, habrá que remitirse a ellas para saber exactamente qué es lo que se permite en nuestra zona. De este modo, es posible que, lo que en un municipio se considera adecuado quizás en otro reciba un tratamiento bien diferente y se considere denunciable. 

10

¿Cuál es el nivel máximo de ruido permitido?

 

Casi todos coinciden y prácticamente se reproduce una y otra vez el mismo contenido salvo contadas excepciones. Así, nos encontramos con una limitación que rige desde las 8 hasta las 22:00 horas que establece un máximo de 35 decibelios. Fuera de esa franja horaria, el límite es de 30 decibelios. 

En cualquier caso, lo más adecuado es que consultemos la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido; además del Artículo 7 Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal y, por supuesto, la ordenanza municipal correspondiente. 

 

¿Qué pasa si sobrepasamos estos límites?

 

Cualquier persona que supere estos máximos en su vivienda se expone a ser multada. Aunque todo dependerá de la gravedad de la infracción, podemos enfrentarnos a sanciones importantes que van desde los 600 a 3.000 euros, pero que pueden ser mucho más elevadas en caso de que la vivienda se localice en una zona de especial protección acústica, donde la sanción puede alcanzar los 300.000 euros.

10

¿Cómo actuar ante un vecino ruidoso?

 

Una de las cuestiones más recurrentes es aquella que tiene que ver con un vecino que nos molesta con sus ruidos de manera constante y ante el cual no sabemos cómo proceder.

La situación puede llegar a ser bastante desagradable si no se aviene a razones e insiste en su conducta.

Por lo tanto, conviene tener muy en cuenta los siguientes pasos:

  1. Hablar con esa persona y transmitirle nuestro malestar.
  2. Si, a pesar de esa primera tentativa, el vecino sigue ocasionando molestias, sería conveniente comunicar la situación al presidente de la comunidad para que trate de convencer a este vecino de que cese en su comportamiento. No podemos olvidar que, según el artículo 7 de la Ley de Propiedad Horizontal, el presidente puede requerir a un vecino que cese de forma inmediata la realización de las actividades prohibidas.
  3. Si, a pesar de esto, tampoco se consigue nada, tendríamos que acudir a la Comisaría de Policía o Cuartel de la Guardia Civil y poner en su conocimiento los hechos. Normalmente antes debemos solicitar los servicios de un perito para que mida los decibelios en la casa y su informe acompañe a la denuncia.
  4. Interponer una demanda contra ese vecino. Para ello, se ha de convocar una junta extraordinaria con el objeto de autorizar que se actúe en nombre de la comunidad.
  5. En caso de ser estimada su pretensión, el vecino demandado tendría que cesar de forma inmediata con sus ruidos, pagar una indemnización por daños e incluso se le podría privar de utilizar la vivienda durante un máximo de tres años. En caso de alquiler, se rescindiría el contrato.

Otra opción sería acudir a la vía administrativa, para que mediante un escrito dirigido al Ayuntamiento se proceda a la inspección inmediata.

Sin lugar a dudas, la existencia de ruidos en la vivienda puede convertirse en una auténtica pesadilla, porque nos dificulta el descanso, además de crearnos un importante problema de convivencia en el edificio. Por consiguiente, lo más adecuado sería que el conflicto pueda resolverse de manera amigable y sin recurrir a terceras personas o a la vía judicial, salvo que no nos quede otra opción.

Quiero Saber Mas

We are here
to help you.

KRONOS INVESTMENT MANAGEMENT SPAIN, S.L., with address at C / Serrano 3, 28001 Madrid (Kronos) is responsible for the processing of personal data contained in this form in order to answer your query. Similarly, if you are interested in allowing Kronos to send you information about promotions, you can give your consent by checking the box reserved for this purpose. You can exercise your rights of access, rectification, deletion, limitation, portability, opposition through the address protecciondedatos@kronosig.com. You can find more detailed information on the processing of personal data in the Privacy Policy document.