Archilovers

Bofill, arquitectura universal

El pasado viernes Ricardo Bofill falleció y con él perdimos una forma irrepetible de entender la arquitectura. El primer arquitecto español del star system nunca participó de ese juego. Si fue una estrella, lo fue precisamente por ser fiel a sí mismo y a las necesidades de aquellos destinados a habitar sus proyectos. Lo fue por ser coherente con sus principios y con el contexto de cada obra. Lo fue por ser absolutamente auténtico.

  • Compartir   
Ricardo Bofill en los 60.

Fue tan auténtico en sus proyectos de urbanismo utópico en Argelia, como cuando diseñó el edificio más caro de Japón, la sede Shiseido en Ginza. Tan auténtico como su propia casa, una fábrica de cemento reconvertida en estudio y en hogar. Una suerte de lugar mágico y romántico, a medio camino entre un castillo medieval, una ruina industrial y una catedral gótica. Probablemente la casa más espectacular que ningún arquitecto haya construido para sí mismo en toda la historia de la arquitectura.

La Muralla Roja en Calpe.

Más aún si la unimos al mítico Walden 7, a solo unos metros de La Fábrica. Un verdadero proyecto-laboratorio que materializó los fundamentos sociales del primer Taller de Arquitectura, el estudio fundado por Bofill junto a algunos de los poetas, sociólogos, arquitectos e ingenieros más destacados de la Cataluña de los años 70. Una Cataluña que formó parte indisoluble de su personalidad, siempre vista desde una perspectiva universal, pero profundamente mediterránea.

Les Colonnes Saint-Christophe en Cergy (Francia).

Quizás sea ese el hilo conductor de sus proyectos: el mundo y el contexto. Ese abordaje de la arquitectura abrazada por todo lo que después rodeará el edificio. Su convicción de que “imponer un estilo a otras culturas es una locura” es lo que dota de sentido a la riqueza de su obra. No se trata solo de una evolución formal, como arquitecto; también es una evolución espacial y cultural, a medida que fue recorriendo y conociendo el mundo. Por eso el Walden es perfecto en Sant Just Desvern; la Muralla Roja, en Calpe; Les Espaces d’Abraxas, en Paris, el poblado agrícola Houari Boumedienne, en Argelia; o el 77 West Wacker Drive, en Chicago. El brutalismo, el posmodernismo, o la pura interpretación funcional de la arquitectura local son de una modernidad atemporal en manos de Bofill. Porque todos ellos responden a su entorno. Un entorno que se ha analizado de manera integral para que funcione a nivel local.

77 West Wacker Drive, en Chicago.

Muestra de ello son los Jardines del Turia, concebidos para cohesionar el tejido urbano de Valencia y capaces de convertir una herida de kilómetros en la columna vertebral de una ciudad. Un proyecto que inmediatamente nos hizo pensar en él para crear Ikon, el edificio residencial más alto de Valencia. Nos pareció un ejercicio de justicia que fuese Bofill quién lo diseñase; el arquitecto que inició la modernización de la capital valenciana merecía crear el icono que simboliza el éxito de su visión urbana.

Patio interior del Walden 7, en Sant Just Desvern.

De la sinergia de nuestro trabajo surgió otro proyecto en Platja d’Aro y la voluntad de seguir colaborando en muchos más. En Kronos Homes, compartimos su ideal de arquitectura. Admiramos su franqueza, cuando decía que no tenía “perfil de Pritzker” y que no le interesaban los edificios aislados, porque “son un 1% y el resto del mundo es ciudad y vivienda”. Contribuir a la ciudad, crear los lugares donde se desarrolla la vida de la personas tiene un impacto directo en la sociedad. Una responsabilidad enorme para la que su trayectoria y principios eran garantía de acierto.

Ikon by Kronos Homes, en Valencia.

Por eso acogemos su pérdida con tristeza y con incredulidad. Porque su obra es inmortal, porque pervive y, aún más, “se vive”. Y, también por ello, nos quedamos con el Bofill de la burguesía catalana, el de la revolución de los sesenta y el de la gauche divine de los setenta; el brutalista y el posmoderno, el local y el global, el de los zocos modernos y los rascacielos clásicos; el seductor y el intelectual. El arquitecto y la persona. Genial, honesto, libre y, ahora, más que nunca, universal.

Saïd Hejal, CEO de Kronos, junto a Ricardo Bofill en La Fábrica.

TEXTO: Nacho Carratalá.

FOTOS: Gregori Civera, RBTA y Kronos Homes.

Quiero Saber Mas

Estamos para
ayudarte.

KRONOS INVESTMENT MANAGEMENT SPAIN, S.L., con domicilio en C / Serrano 3, 28001 Madrid (Kronos) es el responsable del tratamiento de los datos personales contenidos en este formulario con el fin de atender su consulta. De igual forma, si estás interesado en permitir que Kronos te envíe información sobre promociones, puedes dar tu consentimiento marcando la casilla reservada a tal efecto. Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad, oposición a través de la dirección protecciondedatos@kronosig.com. Puede encontrar información más detallada sobre el tratamiento de datos personales en el documento Política de privacidad.