#Puredeco

4 estilos de decoración que no pasan de moda

La decoración del hogar puede ser un trabajo, una afición e incluso un arte. Al decidir qué colores, muebles, textiles y elementos decorativos tendremos en nuestro hogar, debemos tener en cuenta que pueden pasar de moda. Las tendencias de decoración a veces son pasajeras, pero existen algunos estilos decorativos atemporales que soportan sin problemas el paso del tiempo y se adaptan perfectamente a cualquier espacio.

  • Compartir   

 

Estilo clásico, desde el siglo XVII


Este estilo decorativo es sofisticado y destaca por el uso de antigüedades como los muebles de maderas nobles como el nogal, la caoba, el fresno o el roble; espejos ornamentados con detalles de oro, o sillones tapizados en tela cretona o terciopelo, que le dan un aire inconfundible de nobleza.


El clasicismo nació en Francia en el siglo XVII inspirado por el arte antiguo de Grecia y Roma. En seguida, se extendió por toda Europa, desarrollando características diferentes en cada país y llegando hasta nuestros días con el aire señorial que lo caracteriza. Un aire señorial al que también contribuyen sus elementos arquitectónicos, que ofrecen orden y simetría como las columnas de mármol o frisos de estuco.


En cuanto a su paleta cromática, el clasicismo emplea colores neutros, como el blanco o el beige para las paredes y textiles como cortinas de raso combinan a la perfección con lámparas de araña de color dorado y vajillas de porcelana.

Estilo clásico caracterizado por antigüedades, maderas nobles y colores neutros

Art Decó, un estilo de los locos años 20’


Este estilo decorativo inspirado en las primeras vanguardias y con un toque del antiguo Egipto nació en los años 20 y se extendió por todo el mundo, dominando distintas disciplinas, como la arquitectura, la pintura o la cinematografía. Hoy, cien años después, continúa siendo una forma elegante y sofisticada de entender la decoración de interiores.


Los patrones geométricos en tapizados de terciopelo hacen juego con muebles de mármol o maderas macizas con adornos de marquetería y bajorelieves esquemáticos. Por otro lado, los elementos decorativos de vidrio en las vajillas, el cromo en jarrones o el latón en lámparas aportan el toque brillante que nos acerca a lo oriental.


En cuanto a los colores, para que este estilo no sea recargado y perdure en el tiempo te recomendamos optar por los tonos neutros, como el beige en paredes y tejidos, además de no recargar demasiado las estancias.

El estilo Art Decó nace en los años 20 donde los patrones geométricos tienen fuerza

Minimalismo, la sencillez de los años 30


El minimalismo tal y como lo entendemos en la actualidad bebé directamente del menos es más de Mies Van der Rohe. Se caracteriza por ser estilo decorativo versátil y sencillo que es también una filosofía de vida basada en lo simple y lo funcional.


Los espacios minimalistas destacan por su gran limpieza visual y por prescindir de todo lo accesorio, poniendo el énfasis en la calidad de los materiales. Esta estética se consigue con colores neutros, blancos o beiges en paredes; muebles de madera clara de roble, haya o abeto; y con fibras naturales como el algodón en cortinas y ropa de cama, sin olvidar el cuero en sofás y butacas.  


También son características de este estilo decorativo las líneas rectas que ofrecen paz visual. Otro punto fuerte es la iluminación, importante para dar amplitud a los espacios y acentuar la pureza de las líneas en la arquitectura y el mobiliario.

El estilo minimalista, donde lo simple y funcional es la base

Estilo nórdico, un estilo de vida


Este estilo decorativo alcanzó fama mundial en 1954, gracias a una exposición que recorrió EE. UU. divulgando las bondades del estilo de vida escandinavo. Su origen se sitúa en el periodo de entreguerras, donde el diseño tradicional basado en la funcionalidad de los objetos pasó a los valores de los países escandinavos.


Se trata de un estilo armónico con la naturaleza, cuyos espacios cálidos y confortables destacan por su sencillez. Paredes blancas o de tonos muy claros como el beige, acompañadas por un mobiliario de diseño simple y práctico en maderas como el roble o el pino. Y tonos pastel para sofás, sillones o cortinas de tejidos naturales como el lino.


Las alfombras son un elemento característico de este estilo, piezas clave para dar calidez visual usando materiales como la lana o el algodón. También los famosos edredones nórdicos que protegen del frío en los meses de otoño e invierno.
 

Espacios cálidos, sencillos y confortables son los que forman el estilo nórdico

Si queremos decorar nuestro hogar con un estilo atemporal ya sabemos que los colores claros en las paredes, los materiales como las maderas nobles en los muebles y los tejidos naturales en los textiles del hogar nos ayudarán a crear espacios que no pasarán de moda.

Quiero Saber Mas

Estamos para
ayudarte.

KRONOS INVESTMENT MANAGEMENT SPAIN, S.L., con domicilio en C / Serrano 3, 28001 Madrid (Kronos) es el responsable del tratamiento de los datos personales contenidos en este formulario con el fin de atender su consulta. De igual forma, si estás interesado en permitir que Kronos te envíe información sobre promociones, puedes dar tu consentimiento marcando la casilla reservada a tal efecto. Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad, oposición a través de la dirección protecciondedatos@kronosig.com. Puede encontrar información más detallada sobre el tratamiento de datos personales en el documento Política de privacidad.