#Puredeco

4 tendencias vintage que le darán a tu hogar un aire retro

Dicen que el pasado siempre vuelve y, en decoración, también ocurre. Y mucho. Por eso, debemos estar atentos a las tendencias vintage. Lánzate y dale a tu hogar un aire retro que combine la sofisticación del estilo midcentury con otras piezas más desenfadadas y coloristas de la space age. 

  • Compartir   

 

Cuando hablamos de decoración vintage, nos referimos principalmente a aquella basada en mobiliario y elementos decorativos de otra época, pero sin llegar a considerarlos antigüedades.Por regla general, este tipo de decoración se caracteriza por el uso de materiales de calidad, ya que muchas de las piezas son exclusivas, así como por el uso de colores vivos y estampados sobre bases neutras.


A continuación te damos algunas pistas para que tu casa tenga un punto vintage sin que parezca un capítulo de Mad Men… O sí.

Sí al estilo midcentury


El estilo midcentury, como su nombre indica, nos traslada a la mitad del siglo XX, más concretamente entre los años 50 y finales de los 60. Una corriente con mucha personalidad que se basa principalmente en dos grandes rasgos de identidad: por un lado, la funcionalidad de los espacios, a través de la sencillez en la construcción y el mobiliario. Una simplicidad aparente que huye de sobrecargar las estancias con una decoración fluida y útil; y, por otro lado, la presencia de la luz, con la que se creaban espacios luminosos que integran el exterior en el interior mediante el uso de grandes cristaleras y muros cortina.

Hoy día, el estilo midcentury puede conseguirse a través de un mobiliario de líneas y formas sencillas, preferiblemente incorporando alguna pieza icónica como las que os recomendamos unas líneas más abajo.

Espacios funcionales y luminosos

Maderas nobles y materiales funcionales


El mobiliario de los años 50 y 60 se caracteriza por el uso de maderas nobles casi siempre en muebles de líneas rectas, como los espectaculares aparadores daneses de Hans Wegner, o las estanterías modulares de Paul Cadovius. Así, aunque la teca, el palosanto, o el roble tienen un especial protagonismo, también encontramos materiales más funcionales, como el acero o la fibra de vidrio, sobre todo a raíz de la experimentación para fabricar mobiliario de diseño asequible.


De hecho, aunque ahora nos pueda sorprender, las sillas y butacas de los Eames, Saarinen, Jacobsen o Guariche nacieron para ser producidas en masa y a precios relativamente bajos. Nada que ver con la cotización actual de las piezas de época o de las reediciones de Vitra. Sin embargo, si te sales de los grandes nombres y optas por mobiliario anónimo, podrás encontrar piezas midcentury a precios razonables y perfectos para conseguir el efecto que buscas. ¡Ah!, también hay copias de época de los diseños originales… Lleva cuidado y asegúrate bien de lo que estás comprando.

Sillas de los Eames

Colores vivos y piezas de metal


Aunque muchas veces lo imaginemos en blanco y negro, el estilo vintage consigue hacer un uso de los colores vivos sin estridencias. ¿Como? Pues gracias a la utilización de bases neutras que favorecen el contraste con el color más potente; el llamado “tono sobre tono”. En cuanto a la paleta vintage, los colores como el amarillo mostaza, el azul turquesa, o el teja serán tus mejores aliados.


Además, junto a su gran variedad cromática, no podemos olvidar la utilización de elementos metálicos, tanto en el mobiliario como en las luminarias. Del primero, nos encanta la icónica estantería modular String, en fabricación desde 1949; y de las segundas, cualquier lámpara danesa, aunque tenemos predilección por las PH5 y PH Snowball de Louis Poulsen.

Estantería String

Patrones geométricos


El uso de patrones geométricos en los estampados es otra de las características más representativas del estilo vintage. Este tipo de estampados se popularizó a mediados de siglo con el estilo midcentury y no solo en paredes, a través de papeles pintados, sino también en tapizados e incluso muebles.


Si te animas a incluirlos a tu decoración, intenta no abusar de ellos. Mejor, utilízalos en detalles como cojines, cortinas y, si es en papel de pared, opta por empapelar solo uno de los muros. El resultado será vintage, pero no parecerá que vives en el salón de Cuéntame.


Por último, si no quieres que este estilo sea el protagonista de toda una estancia, te recomendamos dar pinceladas vintage mediante elementos concretos como radios antiguas, una butaca, vinilos o lámparas
 

Quiero Saber Mas

Estamos para
ayudarte.

KRONOS INVESTMENT MANAGEMENT SPAIN, S.L., con domicilio en C / Serrano 3, 28001 Madrid (Kronos) es el responsable del tratamiento de los datos personales contenidos en este formulario con el fin de atender su consulta. De igual forma, si estás interesado en permitir que Kronos te envíe información sobre promociones, puedes dar tu consentimiento marcando la casilla reservada a tal efecto. Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad, oposición a través de la dirección protecciondedatos@kronosig.com. Puede encontrar información más detallada sobre el tratamiento de datos personales en el documento Política de privacidad.