#Purehome

Consejos para reducir la contaminación acústica en tu hogar

Si nos paramos a escuchar en la soledad de nuestra casa, seguramente oigamos el ruido del tráfico, alguna obra, o la radio del vecino. La realidad es que nos hemos acostumbrado a vivir con estos molestos sonidos que pueden considerarse contaminación acústica y, por tanto, pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

  • Compartir   

 

La contaminación acústica es la presencia de ruidos o vibraciones que implican molestia, riesgo o daño a las personas de ese entorno. El ruido puede venir del exterior o ser provocado por algún elemento de nuestra casa, pero siempre tiene las mismas consecuencias: no nos deja descansar ni disfrutar de nuestro hogar, porque altera nuestras condiciones de vida y confort.


A continuación, te explicamos cómo podemos reducir la contaminación acústica de nuestra casa.


¿Cómo reducir los ruidos del exterior?


Aislamiento en las ventanas


El primer paso para evitar que el ruido entre en nuestra casa es comprobar el estado y la calidad de las ventanas y, si no nos aíslan de la contaminación acústica, cambiar el cristal a uno más grueso, de entre 6 y 8 mm.


Otra forma de combatir la contaminación acústica exterior es poner dobles ventanas, con lo que nos aseguramos de que el ruido no entra en la casa y, al mismo tiempo, nos ayuda a ahorrar y a mantener la temperatura tanto en verano como en invierno.


Un consejo extra: a la hora de elegir unas nuevas ventanas, debes tener en cuenta que los cerramientos de PVC aíslan mejor que materiales como la madera o el aluminio.

Apuesta por ventanas de calidad con cristal grueso para reducir ruidos

Nuestras paredes absorben el ruido


Una de las formas más efectivas de aislar una casa de la contaminación acústica es insertando en las paredes placas de yeso laminado o capas de lana de roca, que también proporciona aislamiento térmico. En las viviendas de nueva obra este paso se realiza durante la construcción, si no es tu caso, debes saber que aislar las paredes conlleva una pequeña reforma en el hogar. Materiales como la madera maciza o la de virutas son también grandes aislantes, aunque los más ecológicos son la lana de oveja y la celulosa obtenida de madera y papel reciclados.


Una solución sencilla para aislar el ruido de nuestra casa es revestir las paredes e incluso el suelo con corcho. Además, nos da una solución estética si lo dejamos visible y, si no queremos que quede a la vista, podemos pintarlo como una pared más de la casa.


Si decidimos levantar el suelo, el corcho hará un gran trabajo de aislamiento bajo el parqué o el suelo cerámico. Por otro lado, el uso de alfombras de tejidos gruesos como el sisal o el yute impedirán el paso del sonido a través del suelo.


Cuando el ruido viene del piso superior, una buena solución puede ser instalar un falso techo, añadiendo una cámara de aire que reduce la contaminación acústica, o instalar paneles acústicos, especialmente diseñados para estas circunstancias.

Revestir paredes con corcho reducirá la contaminación acústica

Aislamiento acústico en el interior


La contaminación acústica afecta también a los ruidos cotidianos que producen los electrodomésticos y muebles de nuestro hogar y que pueden afectarnos en nuestro día a día. El uso de telas, que absorben los ruidos y adornan nuestras estancias, o los muebles de madera ayudarán al aislamiento acústico de nuestra vivienda. 
 

Telas que absorben ruidos


Si queremos evitar la contaminación acústica en el interior del hogar, el uso de cortinas de terciopelo, paneles acústicos envueltos en tela y forrados con espuma, o tapices de lino tupido para adornar las paredes harán las estancias menos ruidosas y crearán un ambiente relajado y tranquilo.
 

Decoración acústica


La decoración de una casa no solo tiene un fin estético; en el caso de la contaminación acústica podemos usar los elementos decorativos para que absorban el ruido interior del hogar.


Adornar nuestras paredes con cuadros de poliuretano o fibra no tejida de poliéster, ayudará a absorber el ruido de la estancia donde se encuentra. También la colocación de espejos de pared a pared reduce el eco interior y el ruido proveniente de las estancias contiguas.


Por último, los muebles de madera son una gran solución contra el ruido. Si colocas en el salón o en el despacho una estantería o un armario cerrado, además de obtener almacenaje extra, ayudarás al aislamiento acústico.

Las estanterías de madera son ideales para reducir el ruido interior y exterior

Ahora que sabes que los materiales y tejidos porosos nos ayudan a combatir la contaminación acústica y que un buen cerramiento nos aísla del ruido exterior, estamos seguros de que podrás convertir tu hogar en un lugar mucho más confortable.

Quiero Saber Mas

Estamos para
ayudarte.

KRONOS INVESTMENT MANAGEMENT SPAIN, S.L., con domicilio en C / Serrano 3, 28001 Madrid (Kronos) es el responsable del tratamiento de los datos personales contenidos en este formulario con el fin de atender su consulta. De igual forma, si estás interesado en permitir que Kronos te envíe información sobre promociones, puedes dar tu consentimiento marcando la casilla reservada a tal efecto. Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad, oposición a través de la dirección protecciondedatos@kronosig.com. Puede encontrar información más detallada sobre el tratamiento de datos personales en el documento Política de privacidad.